Carrito de la compra

0

Tu bolsa de la compra esta vacía

Ir a la tienda
Close

Hummus Tradicional 240Gr

€3,49

INGREDIENTES: Garbanzos cocidos* (70%): (garbanzos*, agua), aceite de girasol*, tahín tostado* (puré de sésamo tostado*), aceite de oliva* (4%), zumo de limón*, sal marina, ajo*, perejil*, pimentón dulce*, cilantro polvo*, pimienta blanca*. *Procedente de cultivo ecológico-- Gracias a los alimentos que se emplean en su elaboración, el humus apenas posee...

Oferta lanzamiento web

  • Descuento del 10% en todo el pedido

Envíos

Recibe tu pedido en 24/48 horas tras la compra. Si el pedido supera los 29€ el envío será completamente gratuito

Atención al cliente

Si durante el proceso de compra o tras el, necesitas ayuda o información nuestro equipo de atención al cliente te atenderá con gusto

INGREDIENTES: Garbanzos cocidos* (70%): (garbanzos*, agua), aceite de girasol*, tahín tostado* (puré de sésamo tostado*), aceite de oliva* (4%), zumo de limón*, sal marina, ajo*, perejil*, pimentón dulce*, cilantro polvo*, pimienta blanca*.

*Procedente de cultivo ecológico
--

Gracias a los alimentos que se emplean en su elaboración, el humus apenas posee grasa y aporta cantidades importantes de hidratos de carbono complejos. El sésamo además de algunos minerales como el calcio, posee también grasas insaturadas. Además, al mezclar los garbanzos con sésamo, se consigue una combinación de aminoácidos que convierte a este plato en una fuente de proteínas de alta calidad. Esto es debido a que las legumbres son deficitarias en el aminoácido esencial llamado metionina, mientras que los cereales lo son en el aminoácido esencial conocido como lisina. Por tanto, si se combinan legumbres con cereales, en este caso garbanzos con sésamo (y con pan sobre el que se extiende esta pasta), se obtienen todos los aminoácidos esenciales.

USOS
El humus se puede servir como entrante acompañado de unas semillas de sésamo, con unos picatostes de pan o sobre unas rebanadas de pan tostado.
Se puede aportar un toque de color, añadiendo trocitos de zanahoria, pepino o tomate, como si fueran tropiezos. Y también es posible conseguir platos muy originales si se añade humus a cualquier ensalada, en especial a las elaboradas con legumbre.